Blog

Los ingredientes

Una buena dosis de soledad, una pizca introspectiva, y espolvorearlo todo en un momento a solas.

Y es cuando nos mezclamos todos que las ideas empiezan a fluir, o mas bien, a rebotar hasta que una sale disparada para sorprendernos a todos.

De disfraces

Vestirse de cuero y salir como poema.
Ponerse el abrigo, bufanda y orejeras para el extenso ensayo.

O salir corriendo encuerado y aún así, decirlo todo.

Formatos

Si lo pensara, hasta yo lo ignoraba.
Si lo escribiera, quizás si me acordaba.
Si lo publicara, hasta tu lo sabrías.

Y si lo imprimiera?

Enfocarse

Cuando te toca ser la lámpara, es muy importante elegir el foco correcto.

Mucha luz puede ayudar a encontrar el camino correcto, y con menos suerte, también arruinar la velada romántica.

Titubeo

No sabía si era un miedo profundo, o una sabiduría todavía prematura, pero la decisión parecía conseguir un perfecto balance entre las dos.

Prácticamente

La táctica más práctica para cruzar la calle en una ciudad que no conoces, es identificando, y siguiendo como escudo al local más determinado.

Otros foráneos más valientes ya han muerto atropellados.

Buffet libre

La posibilidad de probarlo todo, invadió, precipitadamente, toda posibilidad de disfrutarlo poco a poco.

Tu idea

Más que tuya, es de todos.

Las ideas pertenecen (por un tiempo), a los afortunados qué consiguen conectar la información que ya estaba disponible para todos.

Así que más que creador, en todo caso, descubridor.

Capitales

Las ciudades más hermosas son las que te obligan a conocerlas por dentro para entender su verdadera belleza. Son esas que esconden sus más grandes virtudes detrás de enormes muros de concreto.

Diccionador

Las palabras eran la interface. El diccionario, su librería de componentes. Elegirlas, mezclarlas y matizarlas, su trabajo de cada día.