Blog

Prácticamente

La táctica más práctica para cruzar la calle en una ciudad que no conoces, es siguiendo como escudo al local más determinado.

Otros foráneos más valientes ya han muerto atropellados.

Buffet libre

La posibilidad de probarlo todo, invadió, precipitadamente, toda posibilidad de disfrutarlo poco a poco.

Tu idea

Más que tuya, es de todos.

Las ideas pertenecen (por un tiempo), a los afortunados qué consiguen conectar la información que ya estaba disponible para todos.

Así que más que creador, en todo caso, descubridor.

Capitales

Las ciudades más hermosas son las que te obligan a conocerlas por dentro para entender su belleza. Son las que esconden sus más grandes virtudes detrás de enormes muros de concreto.

Diccionador

Las palabras eran la interface. El diccionario, su librería de componentes. Elegirlas, mezclarlas y matizarlas, su trabajo de cada día.

Listas

A veces hacía una lista de las listas que tenía pendientes por listar.
No destacaba por lista, pero había algunas listas que destacaban por si solas.

Salvación

La difícil decisión de a donde apuntar la mirada en el viaje de un elevador que parece no llevar mucha prisa.

Afortunadamente, llegaron estos aparatitos mágicos para rescatarnos de la agobiante situación mientras pretendemos estar ocupados escribiendo un texto tan relevante como este.

La delgada línea

Entre lo creativo y ridículo.
Entre que me hidrata y me emborracha.
Y entre cortarme el pelo o esperar a que se me caiga.

Paranóias

La idea era tan buena que le causaba una enorme paranoía la posibilidad de morirse antes de implementarla.

Lamentablemente, fue ella la que se nos adelantó.

Migajas

Ojalá fueran solo las que deja el pan, esas son fáciles de olvidar.