Blog

Chistes de tío

Mejor un mal chiste de buen tío, que un buen chiste de tío malo.

Vida y trabajo

Nunca me ha gustado esa idea de aprender a balancear la vida con el trabajo.

Cómo si el trabajo perteneciera a otra vida.

Cómo si se tratara de una pesadilla de la que hay que salir lo antes posible para despertar y disfrutar la vida.

El trabajo, para bien y para mal, es una parte importante de la vida. Así que mejor aprender a disfrutarlo, y no tanto a balancearlo.

Con filtro

En la foto perfecta del amanecer perfecto, no se alcanza a ver que pasó toda la noche con un insomnio permanente provocado por ataques de tos intermitentes.

El problema de las ideas

Buscar una idea sin saber qué problema resolver es cómo:

Ir de compras sin dinero.
Intentar matar moscas en la luna.
Salir a pescar sin carnada.
Navegar la web sin Internet.

No, tráigame otro por favor

Pocos son los conocedores (o los valientes) que rechazan un vino después del ritual innecesario de "probarlo".

Lo que quiero

Es una combinación de palabras tan efectiva que me sirva de navaja, de portafolio lleno de billetes y sobre todo: de cupido.

Flotando juntos

Por un momento, aunque fuera por solo una fracción de segundos, nuestras vidas estuvieron exactamente en el mismo punto. Tú me estabas viendo a mí, y yo te estaba viendo a ti.

Agallas

Para escribir algo y publicarlo se deben tener los ánimos bien arriba.

Y no es para que lo escrito salga bien, sino para que el autor se atreva a publicarlo.

Habilidades escolares

Algunas de las que me hubiera gustado que me enseñaran:

A cambiar una llanta.
A cocinar.
A cortarme el pelo.
A no preocuparme cuando se me caiga.

Muchas matemáticas y geografía pero nos dejaron solos para enfrentarnos a los grandes problemas de la vida.

Comelones y creativos

Morder más de lo que puedes masticar es una consecuencia natural de una mente que no para de pensar.