Blog

Encuesta a la población

La mayoría de los empleados reportan contestar mensajes de trabajo durante las vacaciones.

Los mismos confiesan contestar mensajes personales mientras trabajan.

Y los entrevistadores insisten en seguir dividiendo la vida del trabajo.

Me dijo mi mamá

Tienes un don y por ende; una responsabilidad.

Y entonces le hice caso, pues la mamas, en la mayoría de los casos, saben de lo que están hablando.

El cuchillo es el mismo

Cuando un hombre saca un cuchillo en Madrid, sale en todas las noticias.

Cuando un hombre saca un cuchillo en México, te dice que les des tu teléfono y nadie se entera.

Rencormendación

Hay rencores y luego está Positively 4th Street de Bob Dylan.

Días sin huella

Hay días en que el lápiz no alcanza la velocidad de mis ideas.

Hay otros, desafortunadamente los más frecuentes, en que mejor se va temprano a casa porque no encontró a nadie más en la oficina.

Yo no tengo la culpa

De que la persona, esa que se parece muchísimo a mí, pero que vivió ya en el pasado, no sea muy buena prediciendo lo que la otra persona, esa que también se parece muchísimo a mí, pero que va a vivir en el futuro, va a querer, o decir, o hacer.

Yo no tengo la culpa.

Greguería #10

El rockero (hoy en día) vive atrapado debajo de la piel de un tigre en cautiverio.

Limones

El amarillo es a Europa lo que el verde es a América.

El primero estaba desde antes, o al menos eso cree. Siempre ha cobrado más y en general vive bastante mejor, ahora bien, eso no quita que se queje de todo, todo el tiempo.

El segundo es más pequeño, de estatura y de poder adquisitivo también, puede crecer en cualquier jardín y por lo mismo, no le dan mucho por su trabajo, pero ha encontrado mucho protagonismo en la cocina.

Y si me preguntas a mí, te diría que este último parece ser el más feliz.

Se buscan diseñadores:

Que embellezcan mis flácidas ideas.

Que les pongan ojos azules, dientes blancos y pechos firmes.

¯\_( ͡° ͜ʖ ͡°)_/¯

La expresión verbal nunca fue su fuerte, pero con el tiempo desarrolló una colección de gestos faciales que llenarían bibliotecas enteras.