Cabecear

Porque te quedaste dormido.
Porque estás en un concierto de rock.
O porque se te metió agua al oído.

No importa la razón, no dejes de hacer ninguna de las tres.