Clientes

El cauteloso, el que sabe lo que quiere, el indeciso, el determinado, el que está perdiendo tiempo y muchas otras veces, un poco de cada uno, eran los asistentes a la gran Papelería Debod.