Compulsivos

Hay una línea muy delgada entre el coleccionista y el comprador compulsivo.

El segundo lo compra todo. El primero también, pero siempre y cuando sea rojo.