De amores o de ideas

Hay unos tan enfocados en sus ideas, que se olvidan de sus amores.

Hay otros que al revés.

Y otros que en ni uno, ni los dos