Desnorteado

En menos de una década, Google Maps ha desaparecido por completo la interacción entre conductores perdidos y peatones ignorantes (pero bien intencionados).

Y de paso se ha llevado nuestro sentido de la orientación.