El escenario

Un espacio suficientemente amplio que permita deambular.
Una música que convierta ese deambular, en pasos de baile sin ritmo ni sentido.
Una mesa, un teclado y un elixir embriagante que revele el secreto a esos dedos que estaban entumidos.

Y en realidad, no se necesita mucho más.