El futuro del trabajo

Más chat, menos email.
Menos horas, todo el día.
Más creatividad, menos jerarquía.
Menos trajes, más pijamas.

El futuro ya está aquí.