El sol no te espera

Intentaría detenerlo,
y hasta moriría en el intento.

Dedicado a Carla Fernández