Expectativas

Los había intentado todos.

Blancos, de rayas, de cuadros, y de puntos también.
Los caros, los baratos, los de moda y los que te regalan también.

Pero el problema no era el papel, ni la pluma. Era pensar que tenía que salir bien a la primera.