Frijolazo

Hasta que el diente no duele, uno no acude al dentista.

Pero eso sí, un pedacito de frijol, ¡y como le entra a uno en pánico!