Miradas que matan

Me miró, como si nunca hubiera visto a nadie comerse una galleta. Y yo a él, con mucha vergüenza y una camisa llena de migajas.