Nosotros los cojos

El primer paso siempre es aceptarlo, aunque muchos de nosotros ya estábamos en el piso cuando nos avisaron.

Aún así, algunos se arrastraron.