Palomitas y otras desgracias

Hay pocas cosas tan frustrantes como unas palomitas recién quemadas.

Si las sacas antes, se te quedan.
Si pecas de ambición, se te queman.

Con el tiempo uno aprende y va conociendo mejor a su micro-ondas. Uno aprende a distinguir el sonido, pero sobre todo, el silencio.