Pelón, pelo rico

El potencial de la idea es directamente proporcional a la cantidad de pelos que me arranco para implementarla.

A otros que se les cae más naturalmente.

Así que no te preocupes, pelón, pelona: tu calvicie es la más certera evidencia de una admirable creatividad.

O de un caso de alopecia sin remedio.