Renegociando sueldo

—Ya he cargado mucho para llegar hasta aquí. —dijo el burro al terminar de subir la cuesta.

—Sí. Pero todavía no llegamos al destino. —contestó rápido el vaquero, casi evitando la pregunta.

—¿Y cuál es el destino?

—Yo te diré cuando lo vea.