Un pelo en la comida

Seguro que hemos comido cosas peores. Igual que todavía nadie ha muerto por el ataque de un ratón.