Blog

Días sin huella

Hay días en que el lápiz no alcanza la velocidad de mis ideas.

Hay otros, desafortunadamente los más frecuentes, en que mejor se va temprano a casa porque no encontró a nadie más en la oficina.

Yo no tengo la culpa

De que la persona, esa que se parece muchísimo a mí, pero que vivió ya en el pasado, no sea muy buena prediciendo lo que la otra persona, esa que también se parece muchísimo a mí, pero que va a vivir en el futuro, va a querer, o decir, o hacer.

Yo no tengo la culpa.

Greguería #10

El rockero (hoy en día) vive atrapado debajo de la piel de un tigre en cautiverio.

Limones

El amarillo es a Europa lo que el verde es a América.

El primero estaba desde antes, o al menos eso cree. Siempre ha cobrado más y en general vive bastante mejor, ahora bien, eso no quita que se queje de todo, todo el tiempo.

El segundo es más pequeño, de estatura y de poder adquisitivo también, puede crecer en cualquier jardín y por lo mismo, no le dan mucho por su trabajo, pero ha encontrado mucho protagonismo en la cocina.

Y si me preguntas a mí, te diría que este último parece ser el más feliz.

Se buscan diseñadores:

Que embellezcan mis flácidas ideas.

Que les pongan ojos azules, dientes blancos y pechos firmes.

¯\_( ͡° ͜ʖ ͡°)_/¯

La expresión verbal nunca fue su fuerte, pero con el tiempo desarrolló una colección de gestos faciales que llenarían bibliotecas enteras.

Obituario a una greguería

Iba caminando y se me ocurrió una buena greguería. Tenía el balance justo entre la analogía y el toque de humor.

Pero confié demasiado en mi memoria.

Y este es solo su obituario.

Vive en el presente

Es un consejo de doble filo.

Por un lado, sí, hay que saber disfrutar el momento. Por otro, una vida entera disfrutando conscientemente cada mordida de chorizo y de chistorra puede llevar a un fallo cardíaco inesperado.

Greguería #9

Las tarjetas de crédito son los tacones para mantener la altura del estilo de vida de las personas con bajo presupuesto.

De cosechas y cosas peores

Un síntoma claro del hombre que se hace adulto es cuando empieza a preocuparse por cosas como el año de cosecha de los vinos.

Desconozco si es una forma de satisfacer su aburrimiento, o bien, un paladar curtido con los años.