Blog

La verdad

Prefiero decepcionarme antes que dejar de imaginar.

Ya no me siento

Ya casi nunca me siento en el metro.

Porque aunque esté vacío, luego se llena, y siempre hay un viejo que me mira desde lo alto. Y yo, al ser joven, todos me miran también. Y luego hay otro, menos joven, que se para y cede su asiento, y se queda de pie como héroe ovacionado ante el silencio.

Por eso, yo mejor ya no me siento.

Antes y después

Cuando yo vivía aquí había menos tráfico, menos smog y menos puentes.

Ahora que vuelvo, veo que los puentes no quitaron el tráfico, y como mucho, consiguieron que el smog vuele un poquito más alto.

Tiempos modernos

El hombre contemporáneo considera que es más fácil googlear cada palabra del diccionario antes que aprenderse unas cuantas reglas de acentuación.

O al menos eso es lo que yo hago, y me considero un hombre contemporáneo.

El dinosaurio collón

Cuando despertó, el dinosaurio salió corriendo.

Subjetividad espacial

Cuando estaba abajo (o sea, más al sur), las imágenes en mis sueños se presentaban al norte (espacialmente hablando, en relación a mi cabeza). Ahora que estoy arriba (o sea, más al norte), las imágenes se presentan abajo, y un poco hacia la izquierda (también, espacialmente).

No se bien por qué.

Pero si la ves desde afuera (la tierra), no tiene norte, ni tiene sur (mis sueños tampoco), es solo un globo dando vueltas.

Joven manos de tijera

El peluquero tiene en sus manos, o de preferencia en sus tijeras, las llaves del autoestima del cliente.

Método de acción

Me gustaría ser menos metódico para poder actuar con más espontaneidad, y si no lo consigo; por lo menos mejorar un poco el método para que sea más espontáneo.

Curvas

Porque no podría vivir en una tierra sin montañas.

Diversidad

Heterosexual o no, es solo la punta del iceberg de las preferencias sexuales.